Tratamiento de la información y competencia digital

Habilidades para buscar, obtener, procesar ycomunicar la información y transformarla en conocimiento.Incluye aspectos diferentes que van desde el acceso y selecciónde la información hasta el uso y la transmisión de ésta endistintos soportes, incluyendo la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como un elemento esencial para informarse y comunicarse. Es decir, mecanografía.

Educación emocional y competencias básicas para la vida

Técnicas de intervención psicológica para adolescentes. Tratamiento de las emociones y sentimientos.

Competencias básicas en comunicación lingüística

Clase de debates.

COMPETENCIA SOCIAL Y CIUDADANA
Esta competencia permite vivir en sociedad,comprender la realidad social del mundo en quese vive y ejercer la ciudadanía democrática. Incorpora formasde comportamiento individual que capacitan a las personas para convivir en una sociedad cada vez más plural, relacionarsecon los demás, cooperar, comprometerse y afrontar losconflictos. Adquirir esta competencia supone ser capaz deponerse en el lugar del otro, aceptar las diferencias, ser tolerante y respetar los valores, las creencias, las culturas yla historia personal y colectiva de los otros. Clases de urbanidad y convivencia.

Legislación de referencia (decreto de la ESO en Canarias)

Segunda.- Enseñanzas de religión.
1. Las enseñanzas de religión se incluirán en la Educación Secundaria Obligatoria, debiendo manifestar el alumnado mayor de edad su derecho a recibirlas al inicio de cada curso, y en su caso los padres o madres o personas tutoras del alumnado menor de edad expresarán su voluntad de que éste reciba o no reciba esas enseñanzas.
2. La Consejería competente en materia de educación garantizará, en todo caso, que la elección de una u otra opción no suponga discriminación alguna.
3. Los centros docentes dispondrán las medidas organizativas necesarias para que quienes hayan optado por no recibir enseñanzas de religión reciban la debida atención educativa. Dicha atención en ningún caso comportará el aprendizaje de contenidos curriculares asociados al conocimiento del hecho religioso ni a cualquier materia de la etapa. Las medidas organizativas que dispongan los centros deberán ser incluidas en su proyecto educativo para que padres y madres, personas tutoras y alumnado las conozcan con anterioridad a realizar la elección de una u otra opción.
4. Quienes opten por las enseñanzas de religión podrán elegir entre las de religión católica y las de aquellas otras confesiones religiosas con las que el Estado tenga suscritos Acuerdos Internacionales o de Cooperación en materia educativa, en los términos recogidos en éstos, o la enseñanza de Historia y Cultura de las Religiones.
5. La evaluación de las enseñanzas de la religión católica y de Historia y Cultura de las Religiones se realizará en los mismos términos y con los mismos efectos que las otras materias de la etapa. La evaluación de la enseñanza de las diferentes confesiones religiosas con las que el Estado haya suscrito Acuerdos de Cooperación se ajustará a lo establecido en éstos.
6. La determinación del currículo de la enseñanza de religión católica y de las diferentes confesiones religiosas con las que el Estado ha suscrito Acuerdos de Cooperación será competencia, respectivamente, de la jerarquía eclesiástica y de las correspondientes autoridades religiosas. El currículo de Historia y Cultura de las Religiones figura en el anexo I de este Decreto, junto con el del resto de las materias de la etapa.
7. Con el fin de garantizar el principio de igualdad y la libre concurrencia entre todo el alumnado, las calificaciones que se hubieran alcanzado en la evaluación de las enseñanzas de religión no se computarán en las convocatorias en las que deban entrar en concurrencia los expedientes académicos ni en la obtención de la nota media a efectos de admisión de alumnos y alumnas, cuando hubiera que acudir a ella para realizar una selección entre quienes lo soliciten.